C

PATATAS GUISADAS CON CHORIZO DE LEÓN

(PATATAS A LA RIOJANA)

 

 

INGREDIENTES PRESENTACIÓN
  • Patatas

  • Chorizo (una buena elección del chorizo es lo más importante)

  • Aceite

  • Pimentón

  • Cebolla o cebolleta

  • Ajo

  • Perejil

PREPARACIÓN

    En una cazuela apropiada se echa aceite hasta cubrir el hondón, se echa una rodajita de pan, un diente de ajo laminado y un par de ramas de perejil. Cuando esté todo bien dorado, se echa en el mortero, se machaca todo junto y se reserva.

    Mientras de dora el ajo y el perejil se corta una cebolla o cebolleta en trozos pequeños y se echan a sofreír a fuego lento después de haber sacado ajo, pan y perejil. Mientras tanto se van pelando las patatas y cortándolas en trozos apropiados y rasgándolas, haciendo que crujan al partirlas.

    Una vez dorada la cebolla se saca y se reserva. Se echan entonces las patatas y se sofríen dos minutos junto con un poco de perejil bien picado. Después se echa el chorizo troceado al gusto y se sofríe todo junto otros dos minutos. Al final, si nos gusta que el guiso quede más rojo, se espolvorea un poquito de pimentón (dulce o picante) sobre las patatas, la punta de una cucharilla. Hay que tener en cuenta que el chorizo también va a soltar pimentón al guisar, hay que ser prudentes entonces. Una vez sofrito el pimentón muy rápidamente, se echa lo que habíamos machacado en el mortero desleído con agua.  No dejar sofreír el pimentón nada más que lo que tardemos en dar una vuelta a las patatas para que no se queme. Se echa también la cebolleta que habíamos reservado, se cubre todo de agua, se echa la sal y se dejan cocer (ojo que el chorizo ya tiene sal). Se pueden hacer en olla rápida y en 10 minutos están listas.

    Un vino prieto picudo clarete o un toro tintorro serían, pienso yo, las mejores opciones. Todo eso después de una mañana de trabajo o deporte intenso, con un buen pan de leña, tranquilidad y la compañía de la familia es un plato inigualable y que no necesita más complemento que una conversación intrascendente, una siesta relajada y después, si acaso, una buena lectura.

    

<<< // >>>