________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
C

Mejillones en salsa verde

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

INGREDIENTES PRESENTACIÓN

 

  • Mejillones

  • Aceite

  • Perejil

  • Ajo

  • Harina

    

PREPARACIÓN

     Se cuecen los mejillones en una pota apropiada. Previamente se echa en ella un poquito de agua, muy poco, y se vierten los mejillones después de haberlos limpiado bien.

    Una vez estén abiertos se retiran, se dejan enfriar un poco, se les quita la cáscara en la que no están enganchados y se reservan. El agua de la cocción se cuela y también se reserva.

    En una cazuela de culo ancho se echa aceite abundante y se fríe un diente de ajo, una rebanada de pan y unas ramas de perejil. Una vez dorado se retira y se machaca todo en el mortero.

     Se cortan unas ramas de perejil en trozos muy, muy pequeñitos y se echan en el aceite de la cazuela no muy caliente para que no salte. Enseguida se echa una cucharadita de harina y se sofríe todo a fuego bajo. Una vez dorado se echa el agua de la cocción de los mejillones en el aceite no muy caliente y el majado del mortero. Se sube el fuego y se hierve hasta que quede homogénea y ligeramente espesa, al gusto. Eso dependerá de la cantidad de harina que hayamos echado. Si vemos que no queda lo suficientemente espesa podemos desleír en el mortero otro poco de harina en un poco de agua hasta deshacer los grumos y echarla a la cazuela. La salsa se volverá más espesa una vez hervida.

   Se deja cocer no más de tres cinco minutos y... listo. A comer. Comida barata, fácil, sabrosa y nutritiva. Como siempre todo esto puede ser mejorado con dos cosas más; en primer lugar un vino de rueda, un albariño o un clarete prieto picudo y, en segundo lugar y sobre todo, una buena compañía. Lo último es esencial, lo primero, aunque aconsejable, es prescindible o sustituible. Salud y buen apetito.

 

 

<<< // >>>