C

FILETES IMPERIALES

Fritos con patatas manchadas o en salsa verde con patatas dado

 

 

INGREDIENTES PRESENTACIÓN

 

  • Carne picada de ternera (400 g. aprox.)

  • Huevos (4/6 huevos)

  • Miga de pan duro

  • Leche entera (4/6 cucharadas)

  • Un diente o dos de ajo picadito muy fino o machacado en el mortero.

  • Perejil

  • Cebolla o cebolleta

  • Sal

  • Tiras de pimientos rojos y verdes

  • Patatas para freír (alargadas / en cuadrados / redondas)

               

PREPARACIÓN - FRITOS CON PATATAS MANCHADAS

     En un bol grande o ensaladera se mezcla la carne con los huevos sin necesidad de batirlos, una vez mezclado se sazona todo ello con la sal, el perejil y el ajo muy bien picado. Después se desmiga el pan y se vierte en la mezcla hasta que todo quede una pasta lo suficientemente consistente como para poder cogerla con el tenedor.

     Después, en abundante aceite, se van separando porciones redondeadas de modo que queden como pequeñas hamburguesas aunque más gruesas y se van friendo. Si es para comer fritas hay que hacerlo más lento para que se pasen, pero si después van hacerse en salsa se les da un golpe fuerte de calor para que queden doradas y no hace falta que se pasen tanto.

     Una vez fritas el aceite queda muy manchado, incluso al freír sale espuma debido el huevo que llevaba la carne. No importa, en ese mismo aceite se fríen las patatas, de ese modo quedan manchadas pero a la vez quedan mucho más sabrosas. Con ellas mismas se fríen unas tiras de pimientos rojos y verdes para darle un poco de color al plato o, en su defecto, se acompañan con unos pimientos de piquillo. Es un plato que gusta mucho a los niños y, además, es muy nutritivo.

 
PREPARACIÓN -  EN SALSA VERDE CON PATATAS DADO

     En una cazuela de culo ancho se echa un chorro de aceite hasta cubrir el fondo y se fríen una rebanada fina de pan un diente de ajo laminado y un par de ramitas de perejil hasta que estén bien dorados. Se corta la cebolleta en trozos pequeños y después de haber sacado los ajos, el pan y el perejil para el mortero, se echa la cebolleta y se deja sofreír lentamente. Cuando la cebolleta esté dorada se echa un poco de harina, una o dos cucharaditas por ejemplo (depende de lo espesa que queramos que quede la salsa), y se sofríe un poco junto con un poco de perejil cortado muy fino. Después se echa agua en el mortero y se deslíe el ajo y el pan que habíamos machacado y se echa a la cazuela. Se rectifica de agua y se da un hervor hasta conseguir una salsa ligada. Después se echa la sal, se prueba para ver si está lista.

   Se fríen unas patatas o bien en cuadrados no muy grandes o bien redondas. Una vez fritas se colocan junto con los filetes imperiales en buen orden en la cazuela de la salsa y de deja hervir unos cinco minutos. Y... a disfrutar.

   Este plato pide dos cosas, un buen vino, que no debe ser nunca el más caro sino el que más nos guste, y una buena compañía que ha de ser siempre la que más nos guste.

    

<<< // >>>