C

RETABLO DEDICADO A

SAN JOAQUÍN (SAN JOSÉ) Y SANTA ANA

 

 

   El retablo de San José y Santa Ana es de estilo barroco churrigueresco, del primer tercio del siglo XVIII. Está situado enfrente del de la Purísima y es quizá el menos llamativo por ser quizá el más pequeño y el menos elaborado. También tiene tres calles pero sólo tiene dos hornacinas. En la superior está Santa Ana, que es la madre de María, la Virgen, y en la inferior San José y el Niño. Podría ser que este último en vez de ser San José fuese San Joaquín, el padre de María, pero aunque es lo más lógico, sin embargo, no lo parece. Habría que verlo detenidamente y determinar este detalle.

     El resto de las calles está adornado con motivos florales y dorados sobre un fondo azulado que le diferencia del resto de los retablos. El conjunto está bastante sucio y no le vendría mal, como al resto de retablos, una limpieza a fondo y una ligera restauración.

 

 

<<< // >>>