C

COMER BIEN, COMER BUENO

Comer en Villademor

Pueblo de León, pueblo de tierra

 

 

    En estos tiempos de tanta petulancia gastronómica y culinaria, de tantos gourmets, chefs, show cookings y restauradores. En estos tiempos, decíamos, de restaurantes de alta cocina o de micrococina (¿qué será eso?), de altos precios pero comida escasa, de vinos caros y de trago corto, nosotros, en Villademor, sin menospreciar las novedades de la cocina de autor (como si los fogones de a diario no tuviesen autor) seguimos apreciando la comida tradicional, la comida y la forma de comer de nuestros abuelos a la vez que los productos naturales, sencillos, de calidad y no demasiado elaborados.

    Preferimos comer pan con chorizo, con queso manchego o con jamón serrano al modo tradicional (ese modo de colocar el chorizo o el jamón encima del pan de hogaza e irlo cortando en trozos con un cuchillo o una navaja a la vez que vas también haciendo mermar el pan) que comer una hamburguesa con pan refinado y salsas extrañas. Es más, algunos preferimos no comer a comer un perrito caliente o una hamburguesa. Preferimos comer un guiso de patatas, aunque sean a la importancia, es decir, solas, unas lentejas con chorizo o unas habas estofadas que un pollo de granja alimentado durante treinta y cinco o cuarenta días de modo que una vez cocinado parece "sintético", artificial, seco e insípido, casi de plástico. Preferimos comer una ensalada campera, que, por cierto, se tarda en hacerla exactamente cinco minutos, que encargar una pizza, que tarda en llegar al menos veinte, y que no sabemos con qué productos está elaborada.

    Creemos sin duda que las nuevas generaciones comen peor que nosotros y, sin duda existen razones que lo explican: la necesidad de comer fuera, la falta de tiempo, el que no hay nadie en casa para hacer las comidas, etc. ¿Llegará un momento en que sea más caro comer en casa que fuera como pasa según parece en Estados Unidos con la mal llamada "fast food"? Es posible, pero si así fuese nos parece un mal final. En Villademor no somos partidarios de la mal llamada "fast food" (comida rápida = comida basura), en todo caso de la slow food (comida lenta o sosegada). Pero no nos gustan ninguno de los dos conceptos, ni tampoco la terminología utilizada. ¿Por qué hay que decirlo en inglés? Es más, ¿por qué la comida ha de ser rápida? Preferimos ir de tapas. Algo que no hemos sabido vender fuera lo suficientemente bien. Además, se come con cubiertos, y te la sirve un camarero, no se come cara la pared tú solo, como si se tratase de un castigo, siempre se suele hacer en buena compañía y con un buen vino o una buena cerveza, no con un refresco dulce e hipercalórico como la comida que deglutes en una hamburguesería

    En Villademor nos gusta más hablar de la buena cocina hecha con amor y hecha para comer despacio y en compañía. Entendemos que un buen plato no tiene por qué ser complicado ni muchos menos caro, pero sabemos que siempre sabe mejor cuando lo saboreamos al lado de alguien con el que te gusta estar. Si no es así, no nos atrevemos a decir que casi sería mejor no comer, sería demasiado decir, pero sí que sería aconsejable invitar a alguien o hacerse invitar, que es más cómodo y, sobre todo, más barato. En cualquier caso tenemos claro que comer supone guardar las tradiciones de la mesa, que en Villademor son: los buenos productos, que no por sencillos dejan de ser buenos, esto es algo fundamental, el buen hacer culinario, todo ha de hacerse con tanto cariño como esmero y, por último, la buena compañía. Éstos son, pues, los ingredientes imprescindibles de la Cocina de Nina que queremos trasmitir en las siguientes recetas de la cocina tradicional de Villademor. ¡Buen apetito!

<<< // >>>