C

VILLADEMOR: IGLESIA PARROQUIAL DE SAN PEDRO

"La catedral de la Vega"

 

 

Iglesia de Villademor: "CATEDRAL DE LA VEGA".  Todavía está por hacer un estudio en profundidad sobre la iglesia de Villademor. Por eso, todo lo que voy a decir aquí sobre ella habrá que contrastarlo o deberá ser corregido en posteriores actualizaciones.

    En cualquier caso es el monumento más emblemático de la villa, tanto cultual, como culturalmente hablando. No cabe duda que merece la pena su visita. Se encuentra situada en la plaza mayor prácticamente en el centro geográfico del casco urbano, un poco hacia en noroeste.

    Su historia y su evolución está por investigar, ahora bien, desde mi modesto entender creo haber apreciado algunos indicios en su arquitectura a partir de los cuales he podido deducir algunas cosas que a mí me resultan, cuando menos, curiosas, quien sabe si verdaderas, pero que en cualquier caso los que de esto entienden más que yo podrán corregirme.

   Por ejemplo, existen indicios, muy claros a mi parecer, de que antes de este templo que hoy vemos hubo otro en el mismo lugar, más pequeño, más bajo y con otra estructura. Eso se puede deducir de los restos de bóveda que todavía se adivinan detrás del altar mayor. Y, además, Restos de bóveda que todavía se adivinan detrás del altar mayorhabría que determinar si el arco que se ve en el exterior a la altura de la sacristía en la cara sur, habría sido o no el acceso principal de ese antiguo templo. No lo sabemos, pero si así fuese parece que la orientación del templo hubiese sido diferente y eso si que nos parece sorprendente. ¿Cómo estaría orientado el antiguo templo? ¿Tendría la orientación norte-sur?  Habría que hacer los estudios arqueológicos pertinentes. Una buena ocasión hubiese sido haber estudiado los sillares que se encontraron cuando se hicieron las zanjas por el interior de todo el templo al instalar la calefacción. De todos modos la orientación actual del templo tampoco es exactamente una orientación Este-Oeste perfecta, sino que ha sido girada, no sabemos si intencionalmente, unos 13º aproximadamente en dirección este-noreste. ¿Por qué? No nos parece eso una mera casualidad ni un descuido del constructor. Todo ello requiere una explicación más en profundidad en página aparte.

    En cualquier caso es indudable que hubo otro templo más antiguo anterior a este y en el mismo sitio ubicado. Y este hecho no sólo queda corroborado por los indicios arquitectónicos y los restos señalados, sino por la propia documentación histórica hallada. Conocemos el texto de la Donación de Alfonso III a la Iglesia de Oviedo y la confirmación testamentaria de su hijo Ramiro. Es en este último en el que se menciona el pueblo de "Villam de Amor", con su iglesia que está, según el texto, bajo la advocación de San Pedro: "Villam de Amor cum Eclesia S. Petri". Pero sí este testamento data, como allí figura ("Facta scriptura testamenti nono Kalendas Octobris Era DCCCCLXIV") de primeros de octubre del año 964 (que en realidad se corresponde con el 926 ), eso quiere decir que nuestro (primer) templo tiene que ser, por lo menos, de principios del siglo X o incluso, si suponemos que el templo ya estaba construido cuando la redacción del Testamento ramirense y que un templo, por pequeño que sea, tarda algunos años en construirse eso quiere decir que puede haberse construido antes incluso, a finales del siglo IX, en el ochocientos y pico. No obstante, parece evidente que el estilo arquitectónico del templo actual no se corresponde con el estilo propio de esos siglos. El arco al que aludíamos antes tampoco parece propio de ese siglo sino posterior. En conclusión, se nos presentan incongruencias que sería necesario resolver. Por eso se hace necesaria una investigación arqueológica y documental en profundidad para poder salir de la mera especulación.

    En las últimas obras realizadas que mencionamos antes se encontraron muchos restos humanos. Eso es prueba inequívoca de que se realizaban enterramientos en su interior. Era una costumbre eclesiástica que seguramente perduró hasta el siglo XIX. Más adelante cuando hablamos del retablo de la Virgen de la Misericordia comentamos un enterramiento que hay a sus pies.

    El templo actual es muy grande comparado con otras iglesias de la zona, quizá por eso la llaman "La Catedral de la Vega". Su construcción, tal y como la vemos hoy, no es anterior a finales del siglo XV o principios del siglo XVI, aunque el crucero, por lo que dijimos más arriba, posiblemente sea más reciente y obedece a reformas posteriores. De hecho, en una pequeña investigación "de campo" que nos han dejado realizar apresuradamente y sin poder tomar notas los documentos más antiguos que hemos encontrado datan de 1553, esta es la fecha más antigua que yo he hallado. Habría que mirar con más detenimiento esos documentos pero se requieren algunos conocimientos de paleografía que nosotros no tenemos porque son de muy difícil lectura. El estilo del templo en su conjunto no es definido, pero la influencia mayor es del estilo mudéjar. También se sabe que la torre necesitó de arreglos importantes ya en 1597 lo cual demuestra su antigüedad. No obstante, es evidente que el templo posteriormente sufre una barroquización de todo el espacio arquitectónico con el revestimiento de sus paredes con retablos de estilo barroco churrigueresco la mayoría de ellos, (vid. más adelante).

    Es de base rectangular. Tiene tres naves de desigual tamaño y altura, separadas por arcos de piedra y ladrillo apuntados (fajones) y pilares cruciformes. Los arcos de las naves son de medio punto intercalados por bóvedas con aristas y en el crucero una cúpula semiesférica. Es de cabecera cuadrada y ocupa una superficie construida aproximada de 1280 m2  (fuente Sig-Pac) Su longitud es de unos 48 y su anchura de unos 28 m. (fuente idem.).

    Añadido al lado sur está un pórtico de ladrillo compuesto por cinco arcos de medio punto. El segundo arco de la izquierda, que hace de entrada principal, está coronado por un frontón triangular también de ladrillo que obliga a una cubierta a dos aguas que rompe la monotonía de los tejados de las naves. La iluminación llega al interior de pequeñas ventanas dispuestas en la parte superior, en el espacio que dejan la diferencia de altura de las naves cubiertas a dos aguas. En la cabecera sobresale un cimborrio con tres óculos que dan luz a la bóveda central. Sostienen las naves sólidos contrafuertes, cuatro en las naves norte y sur, dos en la cabecera y cuatro a los pies.

    Adosada a la esquina suroeste del cuerpo de la iglesia se encuentra la torre que es, sin lugar a dudas, junto con la "mona", la edificación más singular, representativa e identitaria de los habitantes de esta villa. El conjunto de la torre refleja un estilo con rasgos mudéjares que encaja a la perfección con el conjunto del templo. Su aspecto es robusto pero de una altura considerable. Es de planta cuadrada y se divide, de abajo arriba, en tres cuerpos ligeramente diferenciados. En la base, sobre unos sillares de piedra, se asienta el primer cuerpo hecho principalmente de tapial con esquinas de ladrillo. El segundo cuerpo es enteramente de ladrillo y dividido en dos filas de campanarios coronados por frisos de esquinillas (ladrillos colocados en dientes de sierra), un elemento decorativo muy utilizado por los alarifes mudéjares. El campanario tiene tres arcos de medio punto en la parte superior y dos en la inferior, uno de ellos, el orientado al sur, ciego por estar ocupado por el reloj y en ellos se adivinan las campanas de diferente tamaño. La cubierta es de pizarra a cuatro aguas y se remata con un chapitel piramidal revestido de cerámica de colores  que en la última y necesaria reforma (años noventa) fue mal restaurado porque se eliminó la estrechez que antes existía entre el tejado a cuatro aguas y el chapitel de colores y que daba a la torre un estilo y un perfil mucho más esbelto. En lo más alto está una cruz de hierro orientada como la iglesia y una veleta conocida como "el gallo". No hay que olvidar que en la esquina suroeste de lo alto de la torre siempre se asentó el nido de la cigüeña que desde hace unos cuantos años acostumbraba a no migrar y permanecía en el pueblo todo el invierno. Debe de ser porque encuentra más comida que trabajo porque no nos trae niños y Villademor, desgraciadamente, se está despoblando. Este es, sin lugar a dudas, el principal problema de la villa en la actualidad, su despoblamiento, cosa que no ocurre, al menos con tanto rigor, en otros pueblos vecinos como Toral de los Guzmanes o Valencia de D. Juan. De todas formas en el año 2013 las autoridades, civiles y/o eclesiásticas decidieron retirar el soporte del nido. Una muy mala actuación porque ahora no sólo se ha suprimido el encanto que tuvo siempre la torre, sino que ha obligo a los pobres animales a anidar en otros lugares del templo logrando con ello más daño que beneficio.

    El reloj se colocó ahí posiblemente a finales del siglo XVII o principios del XVIII porque según R. Gutiérrez Álvarez en 1724 ya tenemos noticias de una avería (GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, R.; Villademor de la Vega. Historia, cultura, arte. Salamanca, 2010, p. 140). Yo recuerdo oír a mi abuelo Eustaquio Centeno decir sobre el reloj que era un reloj muy poco común y que "no le gustaba a la gente, porque daba las horas en Villademor pero los cuartos en Benavente", aludiendo con ello seguramente a que en esa ciudad era donde había sido comprado y allí se habían pagado por ello los "cuartos". Los cuartos eran una moneda antigua pero el término después se generalizó y pasó a hacer referencia al dinero en general.

    Si arquitectónicamente el templo, por su estampa majestuosa, su estructura y su antigüedad, es digno de ser visitado, sus siete retablos son también destacables. Por ello propongo al paciente lector que haga conmigo un recorrido virtual por ellos empezando por el central, después los tres de la izquierda y después los tres de la derecha. La localización de cada uno se puede seguir mediante el croquis que hemos puesto más abajo. Si quieres verlos pincha en el que desees y encontrarás imágenes y una pequeña interpretación (de alguien como yo que no es experto en arte). La imaginería y simbología que contienen es de difícil interpretación, pero si queremos entender por qué nuestra iglesia es así, es necesaria una lectura iconográfica de los retablos. Yo siempre he pensado, a pesar de lo que comúnmente se dice, que una imagen no vale más que mil palabras, por el contrario siempre he dicho que una imagen sin palabras no vale absolutamente nada.

    En su conjunto los retablos contienen tanto imágenes cristológicas (retablo 1), marianas (retablos 2, 3 y 7), de santos (todos los retablos) e incluso la personificación de alguna de las virtudes más importantes de la moral cristiana, que en Villademor destacan dos: la piedad (retablo 3) y la misericordia (retablo 7). La Iglesia siempre se ha servido de esta imaginería para estimular la devoción. Si se colocaban tantos santos es para manifestar que la salvación es posible y que la santidad y la virtuosidad es el mejor camino. Así y todo a mi me resulta más interesante la personificación de algunas virtudes, como la piedad y la misericordia, que creo que definen más y mejor la idiosincrasia de los villademorenses, que cualesquiera otros santos.

    Ahora, si quieres conocer más de cerca cada uno de esos retablos, ver su imaginería, su historia, su profusa decoración y sobre todo, si quieres conocer nuestra interpretación, debes entrar haciendo clic en cada uno de ellos en el plano siguiente:

PINCHA EN CADA UNO DE LOS RETABLOS PARA CONOCERLOS (esquema sinóptico de la izquierda o en las imágenes más abajo)
Retablo del altar mayor dedicado a S. Pedro Retablo de la Virgen del Rosario Retablo de la Purísima Retablo de la ánimas Retablo de S. Juan Bautista Retablo de S. Joaquín y Sta. Ana Retablo de la Virgen de la Misericordia

 

    No todos los retablos tienen la misma antigüedad, ni todos ellos, desgraciadamente, podemos datarlos con igual precisión, si embargo, podemos aventurar una fechas aproximadas de cada uno de ellos. El más antiguo es sin duda también el más valioso, pero no lo es precisamente porque sea más antiguo, sino porque yo creo que desde el punto de vista artístico es el mejor elaborado, el mejor conseguido, el que refleja mejor que otros las virtudes del cristianismo y, en concreto una de ellas, la de la misericordia. Por eso se le conoce como el retablo de la Misericordia, el nº 7.

    En el siguiente croquis sinóptico detallamos la antigüedad estimada para cada retablo. En resumen, todos los retablos son del siglo XVIII menos dos, el retablo central que es de finales del XVII y el de la Misericordia que es de mediados de ese mismo siglo.

    La sacristía está adosada a la nave lateral derecha y su entrada está situada entre los retablos 5 y 6. Es muy grande y allí se encuentran instalados algunas obras muchas de ellas ya deterioradas y otras de escaso valor artístico pero, seguramente, de un gran valor simbólico. No vamos a describirlas todas porque sería muy prolijo, pero sí vamos a mostrar aquellas de las que disponemos fotografías. Para una descripción detallada y bien ajustada a la realidad remitimos al libro de GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, R.; Villademor de la Vega. Historia, cultura, arte. Salamanca, 2010, pp 141 y ss.

 

 

 

 


RETABLO 1

Dedicado al Apóstol S. Pedro

RETABLO 2

Dedicado a la V. del Rosario

RETABLO  3

Dedicado a la Purísima

RETABLO  4

Dedicado a N. Bari y a las ánimas.

RETABLO  5

Dedicado a S. Juan Bautista

RETABLO  6

Dedicado a S. Joaquín y Sta. Ana.

RETABLO  7

Dedicado a la V. de la Misericordia

 

ALGUNAS FOTOS DEL EXTERIOR DEL TEMPLO
 

          

 

 

OTRAS OBRAS DE ARTE, DETALLES Y VISTAS DE NUESTRO TEMPLO

   

   Tesoros de la iglesia. Entre las que se encuentran un Cristo de marfil, en la actualidad en el Museo Catedralicio Diocesano de León, un cáliz de plata y plata dorada, del platero Espinosa, de la primera mitad del siglo XIX de estilo neoclásico. Una cruz procesional y su castillete, de autor anónimo y del primer cuarto del siglo XVI de estilo gótico. Custodia de platero anónimo del siglo XIX, de estilo neoclásico. El incensario de plata del siglo XIX. Naveta de plata también del platero Espinosa del siglo XIX de estilo neoclásico.

     En la actualidad ninguna de estas piezas de valor se pueden ver expuestas en la iglesia, todas se encuentran en lugares seguros y sólo pueden ser vistas en ciertas procesiones o actos litúrgicos. En la antigüedad eran los propios vecinos los que se encargaban de guardar en sus casa, cada cierto tiempo uno, las piezas de mayor valor de modo que sólo uno o dos sabían dónde se encontraban en cada momento.

 

CRISTO DE MARFIL CRUZ PROCESIONAL

Se encuentra en el museo diocesano de la catedral de León. Procede de Manila y por eso se suele enclasar dentro del estilo colonial hispano-filipino.

De niño yo siempre oí que estaba hecho del diente de una ballena. ¿Cómo será eso posible, me preguntaba, si las ballenas no tienen dientes? Además se decía que era todo de una pieza. Es evidente que tampoco eso es cierto.

Desde el punto de vista estético no debe de ser muy valioso. ¿Entonces por qué ha sido una de las primeras piezas de arte eclesiástico de Villademor que se han llevado para León?. En efecto, que artísticamente no sea una pieza muy lograda no quiere decir que no tenga valor, pero si nos fijamos es un Cristo desproporcionado en los miembros.

Muchos vecinos del pueblo miran con añoranza el hecho de que el Cristo se haya llevado al Museo diocesano y no se traiga de nuevo a Villademor el día en que haya que besarle los pies como se hacía antes, no es lo mismo, besar marfil que besar escayola. Es evidente.

Imagen extraída del libro de R. Gutiérrez Álvarez (p. 150)

Trasladamos íntegramente la descripción prolija, atinada e inmejorable, vid.: GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, R.; Villademor de la Vega. Historia, cultura, arte. Salamanca, 2010, pp 145 y ss.: "Es de estilo gótico, del primer tercio del siglo XVI, acaso bajo la inspiración del primer Arfe, y de notable calidad artística. Está fabricada en plata sobredorada repujada, sobre alma de madera noble y terminación flordelisada muy esquematizada. Los brazos tienen cuadrifolios con relieves de la Virgen, San Juan, el Pelícano y Adán resucitado en el anverso, y los Evangelistas en el reverso. Completan los brazos adornos vegetales góticos de cardo en el anverso y lombardos en el reverso. En el centro, bajo chapiteles góticos, un crucifijo postizo de gran calidad, de estilo Juan de Arfe en el anverso, y el reverso San Pedro, titular de la iglesia parroquial. Toda la cruz está rematada con flecos de angelitos. La macolla o castillete es de singular belleza. Consta de dos cuerpos de ventanas góticas que albergan unos apóstoles renovados casi todos, excepto uno de los mayores, muy bien hecho; tiene, además, pilares, arbotantes y chapiteles de estilo gótico puro; en lo bajo aparecen caprichos lombardos. Carece de punzones de autor y fiel contraste. Es, en opinión del especialista en platería, D. Francisco de Celis, uno de los ejemplares más destacados de la crucería gótica leonesa."

Imagen extraída del libro de R. Gutiérrez Álvarez: op. cit., anverso (p. 146)

CUSTODIA PLATERÍA DIVERSA

D. Ramón Gutiérrez Álvarez hace una bonita y ajustada descripción (p 149) y es como sigue: "La custodia de mano es de tipo de sol, de rayos rectos, y el viril con cabezas de angelitos que emergen entre las nubes; por remate, en la parte superior: tiene una cruz terminal. El nudo es de forma de jarrón, y la peana, aunque sencilla, es de notable belleza. Lleva los punzones del famoso platero leones Rebollo, su autor, y el del marcador GARCÍA; es de estilo neoclásico".

Imagen extraída del libro de R. Gutiérrez Álvarez (p. 148)

Es todo de estilo neoclásico, ya del siglo XIX del conocido platero madrileño Espinosa

 

Imagen extraída del libro de R. Gutiérrez Álvarez (p. 148)

OTRAS IMÁGENES DE INTERÉS

Vistas de la torre.

La cigüeña en el campanario de la esquila. La esquila es la última campana que se tocaba para acudir a los oficios religiosos después de los dos avisos primeros. Se toca desde dentro de la iglesia, no como las campanas que al ser mayores hay que tocarlas desde la torre.

Vistas de la iglesia desde el coro que data de finales del XVIII o principios del XIX

Vista de la nave de la derecha, al fondo el retablo de S. Juan Bautista, al que hemos numerado con el nº 5

Órgano y sillería del coro. Comprendo que sería caro pero qué bueno sería, si se pudiese, que se reparase ese órgano. La sonoridad de la iglesia es estupenda, el órgano sonaría como si lo tocasen los ángeles.

Altar de la Divina Pastora. Debido a las goteras todas su figuras tuvieron que ser restauradas en los ochenta por Nemesiano Morán Prieto (Chano), el resultado fue muy satisfactorio. Nunca me gusto esta imaginería borreguil, pero comprendo que es central en el cristianismo.

San Isidro. De niño me gustaban sus bueyes, recuerdo que los quería para jugar. Tenían un arado que me parecía de verdad.

 

¿Qué Santo es este? ¡Se me habrá ido el santo al cielo! No, hombre !!! es San Antonio Abad, lo pone la peana, que parece valer más que el santo. Lo dice el refrán: Por la peana se adora al santo, pues eso...

Carro triunfante. Hablamos de él en la página de las fiestas, cuando hablamos de la fiesta del Señor.

Placa conmemorativa a Francisco de la Peña, párroco de este pueblo desde 1849 hasta 1883. Parece ser que fue un buen sacerdote.

Pila bautismal. Por aquí han pasado casi todos, si no todos, los que nos llamamos villademorenses. Es de escultor anónimo y data de 1689.

Yo, de niño, siempre pensé que se trataba del Espíritu Santo en forma de paloma que se abría el pecho para demostrar su sacrificio. Algo así como Jesús por nosotros. Nada más lejos de la verdad. La simbología cristiana es muy detallista. No se trata de una paloma, no es el Espíritu Santo. Algunos mantienen que se trata de un pelícano. Pero no es tan sencillo. El cristianismo medieval, de forma equivocada por cierto, pensaba que el pelícano, cuando la necesidad apretaba, daba de comer a sus polluelos de su propia sangre o de su propia carne. Por eso, a partir de la Edad Media, se empezó a tomar el pelícano como símbolo eucarístico. San Agustín también lo pone como ejemplo de similitud con la sangre de Cristo y en relación a esto escribe: “Habet ergo haec avis, si vere ita est, magnam similitudinem carnis Christi, cuius sanguine vivificati sumus” (Enarratio in Psalmum 101, 8; PL 37, 1299).

Virgen de la Piedad. Siempre oí a mi madre que estaba sacada del mismo madero que la Virgen del Camino de León. Pero parece difícil que así sea pues la Virgen del Camino data de entre 1502-1512 y la Virgen de la Piedad de 1570. Habría que confirmar dónde o por qué se origina ese dicho y, por otra parte, precisar más ese datación.

Este debe de ser el Divino Corazón de Jesús. Hay cierta iconografía cristiana que se me hace insoportable, una de ellas es esta: "el corazón de Jesús...", "los siete puñales...", "el Pastor que apacienta...". ¿Por qué el cristianismo ha estado siempre tan determinado por la metáfora sea ésta verbal o iconográfica? ¿Será que quiere explicar lo que no tiene explicación?

Que alguien me diga qué virgen es esta.

Cruz con corazón. Más iconografía visceral.

¿Qué dice ahí? Dice lo siguiente: Libro del Cabildo de la Santísima Trinidad de los clérigos patrimoniales hijos naturales de Villademor que se erigió y fundó con autoridad ordinaria y aprobación apostólica. Año 1622.

Libro de canto. Mi paupérrima formación musical que linda con el analfabetismo me impide decir nada sobre lo que no entiendo. No obstante, incluso desde la ignorancia, se puede al menos sospechar una belleza y un gran valor en este libro.

Existe un gran número de documentos de un gran valor historiográfico hoy ya todos en el Archivo diocesano. Habría que empezar por ellos para hacer una verdadera Historia de nuestro pueblo. ¿La fundación Casado-Fidalgo no puede pagar a un becario que se encargue de ese estudio? ¿O he dicho un exabrupto? Éste de la foto es el documento más antiguo que existe en la iglesia de Villademor y en él figura la fecha que, de una manera apresurada, he podido descifrar: 1553. Lo cual quiere decir que si en el siglo XVI ya había documentos escritos, el siglo XV, o quizá en el XIV, nuestro pueblo ya existía.

Diferentes vistas exteriores de la iglesia de Villademor. No en vano se la llama "La Catedral de la Vega".

Vista desde la bodegas durante un cruel invierno Vista de la cara este Otra vista

Imagen extraída del libro de GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, R.; Villademor de la Vega. Historia, cultura, arte. Salamanca, 2010, p. 151.

Cruz de la reliquias

     
PINACOTECA DE LA SACRISTÍA
 

1    2    3     4     5     6     7     8    9     10     11     12    13    14

   Diversos cuadros de la sacristía. Todos tienen una característica en común, que están muy deteriorados. La mayoría no parecen tener un gran valor estético, pero eso debería decirlo algún experto. Yo he encontrado por internet (en una página hoy ya desaparecida) esta relación descriptiva de estos cuadros pero hasta no obtener mejores fotografías no me atrevo a identificarlos. Aquí pongo la relación que parece producto de un inventario y en la que se citan no sólo cuadros sino otros objetos escultóricos, cruces y demás:

 

  • Cuadro de Santo sin identificar (anónimo del segundo tercio del siglo XVIII de estilo barroco).

  • La Inmaculada (cuadro de estilo barroco-rococó de 1740).

  • La aparición de la Virgen del rosario a Santa Rosa de Lima (anónimo de la primera mitad del siglo XVIII, de estilo barroco).

  • María Magdalena (anónimo de la segunda mitad del siglo XVII, de estilo barroco).

  • Jesús con la samaritana (pintura de autor anónimo de la segunda mitad del siglo XVIII, de estilo barroco).

  • Santa Polonia (cuadro de autor anónimo, en óleo sobre tabla de la primera mitad del siglo XVI, de estilo renacentista).

  • San Hermenegildo (obra de autor anónimo, primer tercio del siglo XVIII, de estilo barroco). P. Albano nos hace una descripción inmejorable del cuadro.

  • San Francisco (cuadro de autor anónimo, óleo sobre lienzo de la segunda mitad del siglo XVIII de estilo barroco).

  • Cristo en la cruz (escultura de autor anónimo de cronología indefinible y de arte típicamente popular).

  • Dos frailes (esculturas de talla de madera policromadas y recubiertas con pan de oro, primera mitad del siglo XVIII, estilo barroco).

  • Cruz procesional (crucifijo de plata, formado por cruz y astil procesional, mide 2,11 m. de altura).

  • Crucifijo de plata con patas.

  • Vinajeras en forma de jarrito de pico.

  • Además posee la iglesia de San Pedro documentos y libros en el armario de la sacristía de gran valor documental.

 

    

       En enero de 2016 se ha restaurado el cuadro (imagen dcha.) de S. Jerónimo (supuestamente). Este es el resultado: sorprendente, perece que se ha hecho la luz. Y nunca menor dicho porque el problema que resuelve va de luz, de iluminación o, mejor aún, de iluminismo. Decimos esto precisamente porque su restauración nos ha revelado que en él no está representado S. Jerónimo, sino S. Agustín. Es cierto que S. Jerónimo siempre es representado escribiendo, con legajos y papeles. No en vano tradujo la Biblia al latín. La famosa Vulgata. Y en ese sentido éste bien podría ser S. Jerónimo. Pero, al menos por lo que se deja adivinar en el cuadro yo creo que no lo es. Y ello por varias razones:

  1. En uno de los libros cuyo título se deja leer en el centro a la izquierda dice: "Contradonatist." (Contra donatistas) que es una obra de S. Agustín, no de S. Jerónimo.

  2. En otros de los libros esparcidos a los pies del Santo se deja leer: "Donat" y "Arrius". Suponemos que se refiere con ello a Donato y Arrio respectivamente. No lo sé seguro en realidad, pero S. Jerónimo, un poco anterior a S. Agustín, no creo que estuviese preocupado por las herejías del donatismo y del arrianismo como sí lo estuvo, y mucho, S. Agustín.

  3. Además, en San Agustín era central su teoría de la iluminación y creo adivinar que en su mano izquierda sostiene reluciente un corazón ardiente en el que se ve la inscripción: “unde ardet” (donde arde) y más arriba pone: “inde lucet” (desde allí ilumina) pero este último texto ya está orientado en otra dirección, en dirección a la Verdad, se supone, a la Verdad divina, que según él está instalada en nuestro interior, en nuestro corazón. Mucho se podría decir sobre esto pero no es este el sitio adecuado para hacerlo.

En cualquier caso, por lo que he dicho, todo me lleva pensar que es S. Agustín y no de S. Jerónimo.

     Sin duda, y a la espera de una inspección ocular más sosegada y precisa, estos indicios me parecen más que suficientes para inclinarme por S. Agustín en la medida en que fue él y no San Jerónimo quien combatió, además del maniqueísmo, esta y otras herejías que ya he mencionado: el donatismo y el arrianismo (vid., su debate con el obispo arriano Máximo). Por eso en esta imagen se le representa pisando a aquellos que sostenían tales herejías.

      No obstante, no he logrado deducir qué texto es el que él está escribiendo en el libro a su derecha, sólo soy capaz de leer palabra sueltas. En cualquier caso no he logrado identificar ningún dicho suyo que pueda extraerse de ninguna de sus obras.

    Ahora este cuadro puede verse no ya en la Sacristía, sino a la derecha del retablo de la Misericordia. Todo un lujo.

 



 

 

    En diciembre de 2016 se restauró también otro cuadro: La buena samaritana. Un trabajo extraordinario hecho también por Raquel Viejo. He aquí el resultado.

   El cuadro, a la espera de estudios más detallados sobre datación de pigmentos, se puede decir casi con seguridad (detalles del pelo de la Samaritana, vestimenta, velo, etc.) que es del siglo XVIII.

   Por si alguien no conoce el pasaje de la Buena Samaritana, imprescindible, para entender el mensaje del cuadro, vid.: http://es.catholic.net/op/articulos/14574/encuentro-con-la-samaritana.html.

    Hay otros muchos enlaces posibles, vid. por ejemplo: http://www.theworkofgod.org/spanish/biblia/asp/san_juan.htm

 

 

 

 

 

   

    Para una descripción de la iglesia y su contenido patrimonial de forma más detallada, más y mejor documentada y menos personal que ésta, vid.: GUTIÉRREZ ÁLVAREZ, R.; Villademor de la Vega. Historia, cultura, arte. Salamanca, 2010, pp. 137 -164.

 

<<< // >>>