C

VILLADEMOR: ESPECULACIONES SOBRE LA EDAD ANTIGUA

 

 

    Hacer Historia es, sobre todo, investigar. Recordemos que la Historia como disciplina es un invento griego, y que el término "historia" proviene del griego "ίςτορία" que significa justamente eso: investigación. Así pues, lo primero que habría que hacer es indagar cuáles fueron los primeros asentamientos permanentes que se produjeron en donde está actualmente Villademor. Para nosotros, profanos en esta materia, resolver esta cuestión requiere acudir a ciencias tales como la arqueología, la epigrafía, quizá la paleografía, y, sobre todo, cómo no, la propia historiografía. No somos expertos en ninguna de ellas, a decir verdad no somos expertos en nada. Sólo nos queda, pues, hacer accesible otros estudios y animar a que otros, mejor dotados en conocimientos, recursos y tiempo comiencen y lleven a término esta investigación, es decir, esta "Historia". Sin embargo, no nos resistimos a indagar un poco en los inicios y con unos pocos documentos especular, sin más ánimo que divertirnos, sobre los orígenes de Villademor y sobre el papel que pudieron jugar estos inicios en el desarrollo e idiosincrasia de nuestro pueblo.

    Apenas se encuentran libros de carácter histórico sobre Villademor, en realidad sólo existe uno que trate exclusivamente sobre nuestra villa, el de Ramón Gutiérrez Álvarez aunque no puedo decir que su temática sea exclusivamente la Historia en sentido estricto (trata también, yo diría incluso que mejor, cuestiones de etnografía, sociología, economía, etc.), razón por la cual si consultamos su bibliografía sólo cita 33 obras, se supone que no debe de haber muchas más obras historiográficas que hagan mención de nuestro pueblo. Así pues la historiografía no ayuda en nada porque ninguno de estos libros, ni ninguno de los documentos que se citan en ellos menciona cuándo o cómo apareció nuestra villa. De hecho el documento más antiguo que conozco en el que se menciona Villademor es del siglo X, concretamente del año 924, es la confirmación que el rey Ramiro hace de la donación de Alfonso III, su padre, de algunas posesiones trasmontanas a la Iglesia de Oviedo entre las que se encuentra una villa con iglesia consagrada a S. Pedro, llamada Villam de Amor (y que nosotros entendemos que  se trata de Villademor), junto con otras villas todas sitas cerca del río Stula o Extula, es decir el Esla. Más adelante habría que analizar en detalle este documento:

FLOREZ, E.; España Sagrada (T 73, sec. 14, p. 350).

 

   * * *

 

RISCO, M.; España sagrada, T. 37, apend. 11, p. 329

 

 

...continuará...

mejor aún..., que alguien continúe esto...

 

 

<<< // >>>